sábado, 13 de noviembre de 2010

DIRECTORES DE “VIDEOCASSETE”.


Magdiel Aspillaga

Hoy me levante pensando en la secuencia inicial de “Magnolia” el filme de Paul Thomas Anderson. La aparente inconexion de historias y vidas que transcurren junto a la tuya y que por alguna razon u otra van a encontrarse, chocar o simplemente seguir de largo, un extraño y raro sentimiento, como una especie de angustia sobre el infinito universo de todos los conflictos que yacen junto a ti y que estan sucediendo paralelos. Creo que Paul Thomas Anderson “dio en el clavo” con esta secuencia, y no solo se trata de calidad cinematografica, razon filosofica sobre: quienes somos? de donde venimos? y a hacia donde vamos? sino sobre la energia vital que desprende esta secuencia. Me gusta empezar el dia asi.

Alguien definio que PT Anderson pertenecia a los llamados “Directores de videocassete”, junto a otro igual de importante como Tarantino. Citas, refencias, tomar de aquí o de alla, reciclar lo ya hecho, aunque yo incluiria otros muchos y no necesariamente y solamente norteamericanos. Estos directores crecieron viendo peliculas en video, el video se convirtio en algo mas accesible y facil a la hora de consumir cine, el saber y conocimiento “cinefilo” de los mismos es de enciclopedia, vision que traducen a sus peliculas.

El refrito, como algunos tambien lo llaman, el reciclaje o simplemente el tomar de lo ya hecho es algo que en la actualidad avanza con total licencia para alegria de muchos que como yo simpatizan con esto. Como preguntarse hoy en dia donde esta la verdadera creatividad, lo verdaderamente nuevo en el mundo de la creacion, no son acaso el reciclaje, la cita y la referencia un reflejo del lenguaje actual no solo en cine sino en el arte en general, quizas las artes plasticas como siempre a la cabeza del lenguaje creativo son mucho mas osadas y abiertas al respecto, todavia hay quien asegura que el remake del “Psycho” de Hitchcock realizado por Gus Van Sant es una obra totalmente innecesaria, cosa con la cual discrepo por completo, Gus Van Sant realiza este remake plano a plano identico al original, solo varia la iluminacion y el cast interpretado por Anne Heche y Julian Moore. Gus Van Sant copia al calco, rehaciendo la obra maestra, realizando con esto una operación de lenguaje y de recolocacion cinematografica, yo me atreveria a decir que casi unica en el universo cinematografico contemporaneo, ya otro maestro habia filmado un personal remake casualmente casi idem al original, se trata del “Nosferatus” realizado por Werner Herzog en el año 1979 con Klaus Kinski de protagonista e inspirado en el clasico de Murneau, obra cumbre del cine expresionista aleman. Y dice Van Sant un poco a raiz de las fuertes criticas sobre su remake:
"Yo no copié, hice arte con mi talento. Fotografié y pincelé los movimientos. Plasmé las imágenes y realicé una obra de ensayo...”
El propio Hitchcock se copio a si mismo en “The man who knew too much” y mucho tiempo despues el iconoclasta belga Michael Haneke realizaria un remake de su propio “Funny games” en version norteamericana, igual sucederia con Hideo Nakata y su “Ring II” norteamericano, casualmente los remakes de ambos autores tendrian a la bella Naomi Wats como protagonista.




Otro director de citas y referencias al cine es Martin Scorsese, Joe Pesci disparando a camara en “Goodfellas” es un gran e inteligente homenaje al vaquero del “Gran asalto al tren”, aquella primera pelicula silente de Edward S Porter donde por primera vez los nacientes espectadores se asustaban ante alquien que les estuviera disparando, o las transiciones cerradas en circulos que suceden una y otra vez en su "Edad de la inocencia" al estilo de los filmes silentes de inicios del cine. “Shutter island” es quizas su mas reciente homenaje al cine negro y de horror de los años cuarenta (La isla de las almas perdidas (Island of Lost Souls, 1932) de Erle C. Kenton y El malvado Zaroff (The Most Dangerous Game, 1932) de Ernest B. Schoedsack e Irving Pichel) y por supuesto del Hitchcock de “Vertigo”. Scorsese realizo tambien en 1991 un remake de la cinta de 1962 “Cape Fear” con Robert Mitchum, protagonizado por Robert de Niro.

Durante mucho tiempo fui un seguidor ferviente de Peter Greenaway y sus maximas sobre el cine, creo que todo realizador ha tenido un periodo Greenaway, aun hoy sigo admirando sus peliculas y atento a sus statements, decia Greenaway que el cine que realiza hoy en dia Scorsese es igual al que realizara D. W Grifith, y con este hipotetico ejemplo trataba de demostrar lo atrasado del cine con respecto a otras manifestaciones artisticas. Creo que Greenaway esta inmerso en una especie de renovacion moderna del arte cuando el cine quizas precisamente por ser el arte mas joven ha entendido que no se trata de innovar a toda hora sino de asumir una logica narrativa (y no me estoy refiriendo a la narracion literal sino al lenguaje) y que el reciclaje, la cita y la comprension de su propia esencia como arte es lo que determina a la hora de la creacion y el consumo de dicho lenguaje.


Volviendo a los directores de videocassetes, Anderson y Tarantino realizan un cine, donde cada filme esta plagado de motivos y citas especificas, realizadores que trabajan el cine dentro del cine, donde el disfrute de cada uno de sus trabajos por encima del factor sorpresa, lo original o no que sean, o lo “novedoso” que estan aportando al arte (siempre hay algo que aportar en materia de arte según la critica) se trata de el cine como esencia, como lenguaje, como historiadores y al final directores de cine donde la historia es determinante. (There will be blood, Inglourious basterds).

Tempranas cintas como “Reservois Dogs” o “Boogies nights” son sendos refritos del cine de los 70, y de las subculturas, el universo del porno y el mundo de la pornografia en San Fernando como muestra el filme de Anderson, y el universo de los gansters y las publicaciones “baratas” de historias de atracos y violencia en el caso de Tarantino, ambos crean una aproximacion a la cultura popular desde una optica enciclopedica. En Tarantino hay notables influencias en este cine inicial de John Woo, Akira Kurosawa, Sergio Leone y Sam Peckimpack. En Anderson estan Robert Altman, John Cassavettes, y el propio Scorsese. Pero sobretodo en ambos yace esa fuerza de quien ama al cine, del cinefilo que por sobretodas las cosas ansia jugar y homenajear, hacer cine con el mayor respeto posible, de quien lo idolatra.

Si entendemos el nuevo dia como una sucesion de tiempos, acciones, y sobretodo personas que deambulan complices muchas veces de conflictos semejantes entonces cabe perfectamente esa frase de que no hay nada nuevo entre cielo y tierra, asumir las referencias, y olvidar un poco lo nuevo por lo nuevo nos hace en medio de este "original" mundo que nos ha tocado vivir, mas sobre todas las cosas sinceros, y esas cosas suceden, lo creamos o no.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Igual los "refritos" vienen de las mismas preguntas con argumentos diferentes. La humanidad ha mantenido las mismas interrogantes por cientos de años y me temo seguiremos intentando respondenderlas con mas preguntas y mas interrogantes. De eso creo que se trata; de cuanto me provocas con tus argumentos y cuanto llego a inquietarte con los mios. Refreimos, nos refrien; Nos referimos, nos refieren... Y en ese proceso creamos ... y nos recrean.

La alcancia del artesano dijo...

De acuerdo, gracias por el comentario, creo que es bueno provocar desde nuestros argumentos, y mucho mas si supuestamente me inquieto con otros, de eso se trata de provocar y ser provocados, con citas, referencias todo lo que contribuya al dialogo y a intentar responder las mismas interrogantes de las que hablas, un saludo.

Anónimo dijo...

Me resultan interesantes sus referencias a lo "nuevo", la "originalidad" y la "sinceridad". Claro que es sincero asumir las referencias que te inspiran o te provocan en cualquier sentido y estoy muy de acuerdo con que la originalidad tiene que ver con lo que uno es capaz de aportarle al producto atraves de una interpretacion muy personal. Creo que ahi esta la clave; en lo que uno aporta a la interpretacion de otros y en como uno es capaz de entregar una vision contextualizada a tus gustos y experiencias (lo cual ya lo convierte en un nuevo producto). Al final, la originalidad es un valor que tiene merito porque es propio, no por nuevo (como usted bien dice). Le saludo. Siempre es un placer leer sus reflexiones sobre temas que le apasionan.

La alcancia del artesano dijo...

Un saludo cordial. Gracias por el comentario.