viernes, 28 de mayo de 2010

ABECEDARIO. POR YOAN VEGA.


Antes de nacer , mi madre sabia que ser mujer no era buen sinonimo para la soledad.
Bendecidos fueron mis dias , desde la pila bautismal, hasta la hora de las munecas.
Correr para alcanzar nubes que siempre estaban estaticas , que no me miraban.
Dejar al tiempo en un ricon mientras escogia el pasto verde.
Esperar por el verano para jugar a servir el te , en una casa diminuta.
Fui, en cada libro , un sonido que traspasaba la pequena luz de las lamparas.
Guie mis instantes por quimeras sin darme cuenta de que mi cuerpo infantil moria.
Horas fueron las que consumieron mi felicidad adolescente, maravillosas , irrepetibles.
Infinito , el segundo del primer beso, que te marca como una enfermedad incurable
Jugar a ser responsable ante los ojos de tus padres , nunca fue mi mejor aliado.
Kilometros , que se convierten en millas , te llevan a tu primer viaje infinito.
La casa ya no es mas donde crecistes, ahora solo te cobija el horizonte.
Mirar atras no ocupa espacio , menos, cuando te has casado segun el deseo paterno.
No era feliz en lo profundo , alli donde nadie puede escibirte , ni escucharte.
Omitir la tristeza es un pecado, fatal , a la hora de dar a luz.
Pero mire sus ojos y la vida se hizo grande entre mis manos.
Quite entonces los malos presagios del espejo, borre del recuerdo el hastio.
Recibi de su andar de nino , la esperanza de ver una hoja nacer cuando la creias muerta.
Sone junto a el un sueno, que duro el respiro de una decada, que se extinguio.
Tome su cuerpo inerte ese dia ,en que el dolor traspasaba la barrera del razocinio.
Un silencio mutilo mi carne al verlo partir bajo la tierra que tambien parecia devorarme
Vivi entonces en las sombras escogidas por mi , sino existia El, no cabia en mi un respiro.
William tropezo con el manantial que era la banadera , sin encontrar notas, mi cuerpo.
Xiomara huia tambien cuando volvio a perder el rumbo en mi propia casa.
Yo no encuentro a mi hijo, en este deambular eterno que llaman limbo.
Zumban por mi cabeza los rostros de quienes involuntariamente me acompañaron.

YES NO

Esta muerta. No me he ido.

6 comentarios:

Rodobaldo Batista dijo...

Bello poema, me recuerda el mejor Maiakovski, gracias Vega por este divertimento de palabras, forma poetica todo el tiempo.

Natalia dijo...

El silencio en la musica tambien es importante...
Me gusto tu juego con el abecedario te regalo uno con las vocales...

Amaneci leyendote
Encontre lo que buscaba
Imagine tu beso
Olvide que en el silencio tambien hay palabras
Un dia cualquiera saldre a buscarte

Felicidades Yoan!
Natalia

Mariel Pini dijo...

hermoso!!

Anónimo dijo...

Profundidad y belleza, imaginacion y talento.......muy bueno, felicidades al poeta Vega.

Jose A

Yoan Vega dijo...

Gracias a todos por sus comentarios , en especial a este blog y a su creador, por darme la oportunidad de presentar aqui mi trabajo.

La alcancia del artesano dijo...

Gracias a ti Yoan que ya eres parte de este blog, esperamos mas de tus poemas y textos. Un abrazo.